viernes, 6 de junio de 2014

Un pretexto para retomar el blog... Wenders, de principio a fin.


Hace más o menos 15 años, cursando un seminario de teoría dentro de la carrera de arquitecto, vimos una serie de películas de Wim Wenders. Entonces, inició mi interés por este director. Después, en mis primeros semestres de docencia, me permití experimentar con una clase, veíamos algunas películas y buscábamos atar hilos con la arquitectura, el detonador: los textos de Jorge Gorostiza.

En la maestría, ya con un declarado fanatismo procuré toda la producción de este cineasta alemán (no pude), esto a fin de entregar un ensayo para una materia que se llamó Cinematografía y pensamiento urbano-arquitectónico contemporáneo. No transcurrió mucho tiempo para que aquel trabajo pasara por un filtro y viniera a integrarse a la tesis. Desde ahí, no pensaba en intersticios sin acudir a cualquier filme de Wenders.

En mayo de 2013, lo retomé con el interés de exponerlo en un evento que, aunque siempre deseé, nunca imaginé encontrar... Fue en Intersections, un congreso sobre arquitectura, ciudad y cine en donde mandé un resumen de un texto que terminé presentando en el mes de septiembre en Oporto, Portugal.

Con Jorge Gorostiza (izquierda) y Jord Den Hollander (centro),
conferencistas magistrales del congreso Intersections.

Pocas semanas después, leí una ponencia de nuevo sobre Wenders, rescatando algunos aspectos expuestos en la bella ciudad del Douro, dentro del II Foro de Análisis Cinematográfico del Festival Internacional de Cine de la UABC, mi Alma Máter.

Hace unos días recibí la noticia de que la revista Ciudades, publicación de la Red Nacional de Investigación Urbana, publicó un artículo mio: Wenders: paisaje urbano, viajes e intersticios.

No me he cansado de escribir de él, pero creo que es momento de darnos una pausa. Y así, con el cliché del "No eres tú, soy yo", me despido (no se hasta cuando) de este cineasta que tanto me aportó, que tanto disfruté, que leí y que escribí.

Al mismo tiempo de usar este momento para anunciar un distanciamento, este también es un feliz pretexto para regresar al blog que abandoné hace dos años, justo cuando estaba por iniciar el doctorado...


martes, 26 de junio de 2012

O rigor da curva... a sensualidade da caixa.


En los tiempos de crisis y superación del Movimiento Moderno, Brasil fue uno de los países en donde se experimentaron una serie de cambios importantes hacia la definición de un lenguaje en el que se lograba amalgamar la exuberancia formal derivada de una sabia lectura del paisaje junto con la sofisticación de una modernidad ligada al progreso. Esto, desde aquellos años de la posguerra, ha promovido que Brasil, junto con países como Chile, Argentina y México, entre otros, sean considerados como focos de atención en el contexto arquitectónico de latinoamérica.

Hoy en día, a veinte años de la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, se avecinan importantes eventos para un territorio que ha aportado notables ejemplos y personalidades para la cultura y la política, la arquitectura no ha sido la excepción. Cómo se ha configurado la ciudad desde entonces, de qué modo la arquitectura ha transformado el entorno, cuáles son las evidencias de estos procesos en un país que se ha constituido como potencia económica.

Los alumnos de Análisis y concepto arquitectónico, nos exponen nueve ejemplos de la arquitectura en este país, obras que han sido proyectadas y erigidas en el periodo confinado entre 1992 y 2012. La muestra no obedece a un severo discernimiento que nos llevara a anunciar paradigmas, se trata de una selección libre y casi fortuita, solamente fundamentada en el ejercicio de un webquest al inicio del curso, presentándonos un panorama casi aleatorio, pero patente, de dos décadas de edificación. 





domingo, 13 de mayo de 2012

Lo abstracto estalla. La influencia de Jackson Pollock en la arquitectura de posguerra.



Este año se conmemora el centenario de nacimiento del artista plástico Jackson Pollock, seguramente dicho evento ya se habrá manifestado en museos, galerías y demás entornos artísticos. En este caso quisiera compartir una breve reflexión en torno a una posible trascendencia de la obra de este norteamericano hacia la arquitectura de la segunda mitad del siglo XX.

Si bien, la situación de posguerra trae consigo una serie de cambios con respecto a la producción artística, se registraron a su vez sucesos que fueron cruciales e incluso influyentes para otras disciplinas. De este modo queda evidenciado que si en el periodo de entreguerras las artes vivieron un momento de revolución, las entreguerras registraron una evolución. El expresionismo, por un lado, que emerge en las primeras vanguardias así como, por otro lado, la búsqueda de la abstracción (tanto la geométrica como aquellas que se inspiraban en la experiencia de nuevos modos de representación de la realidad) representan en conjunto y como antecedente a la mitad del siglo XX, la necesidad de una nueva abstracción. 

La cinta Pollock (2000), dirigida y protagonizada por Ed Harris, documenta un esbozo biográfico del artista norteamericano sin desdeñar el contexto histórico en el que se sitúa. Se deja en claro la aspiración de superar los esquemas sugeridos por el cubismo, el surrealismo o las tendencias expresionistas que aun adolecían de no lograr inspirarse en el mundo material; es cuando eclosiona un expresionismo abstracto. Pero, tal y como queda manifiesto en la cinta de Harris, esta vertiente no surge basándose en la experimentación deliberada de los recursos plásticos, ni en la búsqueda de representaciones alternas de nuestra realidad física, tangible, evidente y concreta; Jackson Pollock hace estallar la abstracción. No es un accidente, parece anecdótico ilustrar que el dripping es meramente esto, un incidente; pero es en realidad un descubrimiento.[i] Se descubre cómo la sensibilidad puede conducir hacia una nueva expresión, cómo el temperamento justifica cada gota, cada plasta en el lienzo; las “pinceladas” se arrojan al lienzo conformando una suerte de radiografía (o electrocardiograma), el ímpetu se hace matérico, adquiere textura, color, es más o menos denso, testifica el ánimo, es otro autorretrato del artista. 


Jackson Pollock. One: Number 31, 1950


Mark Rothko, Adolph Gottlieb, Robert Motherwell o Sam Francis a caballo de esta nueva abstracción son fundamentales para comprender de qué modo la arquitectura de los años cincuenta encuentra en la consideración de la sensibilidad humana, sus filias y fobias, como uno de los motores de cambio; un paso adelante en virtud de superar, entre otras cosas, el esquematismo formal planteado por el Estilo Internacional. 

Bastaría con revisar las propuestas arquitectónicas surgidas de quienes representaron la llamada “tercera generación”, particularmente la de los ingleses Alison y Peter Smithson cuyo estandarte fue el neobrutalismo y, cuyo paradigma de representación fue el cluster en contraposición al zonning. Así, lo espontáneo, lo orgánico y la libre configuración reaccionaban contra la limitación de repertorios morfológicos establecidos por el racionalismo[ii]





Alison & Peter Smithson. Esquemas para Cluster City, 1950-1960.


Quizá en aquel filme hubiera sido concluyente, tal y como nos quedó en claro la fuerte trascendencia de Pollock en todo el orbe -contribuyendo a que Norteamérica fuera para las artes un foco de atención más sólido- constatar cómo la arquitectura también fue sacudida con ese estallido de lo abstracto. 



[i] El dripping es una técnica que forma parte del expresionismo abstracto y que consiste en derramar pintura sobre una tela colocada en el suelo mediante un movimiento semiautomático sometido casi únicamente a las reglas del azar. 

[ii] Josep María Montaner nos habla sobre esta influencia en “El lugar metropolitano del arte” incluido en Montaner, Josep María, La modernidad superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX, Gustavo Gili, Barcelona, 1997. Véase también Montaner, Josep María, Después del movimiento moderno. Arquitectura de la segunda mitad del siglo XX, Gustavo Gili, Barcelona, 1998.


jueves, 5 de abril de 2012

Y... ¿Qué es la entropía?



Los últimos tres meses han sido de pausa para este espacio. Las prioridades se han redefinido en lo que va del 2012 y, aunque han quedado muchos borradores en torno a nuestro hábitat, las líneas que he venido registrando en la libreta apuntan hacia el tema de la entropía. Un proyecto personal que aun está esbozándose, se ocupa de este fenómeno que hoy comparto en su definición, justo ahora que he encontrado un descanso.



Hace unos días estuvo de visita en la Universidad Autónoma de Baja California el Dr. Hermilo Salas Espíndola, investigador y docente del Campo de Conocimiento "Economía, Política y Ambiente" del Posgrado de la Facultad de Arquitectura de la UNAM. En el marco de la 13 Feria Internacional del Libro de la UABC, Salas Espíndola ofreció la conferencia "Una nueva visión. Arquitectura y desarrollo sustentable", En este foro, se abordaron tópicos tales como la diferencia sustancial entre arquitectura y edificación, la noción de deep ecology, la desobediencia civil manifiesta en el espacio público y entropía; este último fue el que en particular llamó mi atención, razón por la cual en la sesión de preguntas y comentarios me permití solicitarle al conferenciante que abundara en el modo en que la entropía se puede ligar con lo urbano-arquitectónico.

A continuación, comparto con ustedes el audio completo de la respuesta emitida por el Dr. Salas Espíndola, especialista.



(El audio registra el ruido del ambiente, se recomienda elevar el volumen de los altavoces).




En definitiva, el ejercicio de la transdisciplina resulta imperante en una agenda encaminada hacia un mundo sostenible.





jueves, 22 de diciembre de 2011

7mo Congreso Ciudades y Territorios Virtuales. Libro de ponencias.





Durante el mes de octubre el equipo de trabajo conformado por Nuno Norte Pinto, José Antonio tenedorio, Mark Santos y Raquel de Deus se dio a la tarea de editar la publicación que serviría de memoria para el 7mo Congreso Ciudades y Territorios Virtuales celebrado del 11 al 13 de octubre en la NOVA Universidad de Lisboa, Portugal.

Organizado en seis capítulos, de acuerdo a las mesas temáticas que fueron planteadas en dicho evento, el libro -presentando textos en tres diferentes lenguas (inglés, español y portugués) no sólo representa un compilado de los trabajos presentados (o entregados) en la ciudad lusitana, sino que es una referencia que nos ayuda a comprender el estado del arte en lo concerniente a Sistemas de Información Geográfica (GIS), ordenamiento territorial, diseño urbano, sustentabilidad y nuevas tecnologías en la arquitectura.






El Capítulo 1 de este libro, Modeling for urban and spatial analysis incluye la ponencia presentada por su servidor, misma que fue denominada La representación del vacío. Este proyecto, en lo personal, marca un significativo inicio en las tareas como profesor-investigador, situación que -a su vez- implica la definición de importantes compromisos a concretar en el año venidero.



domingo, 18 de diciembre de 2011

Relato inédito VII: Consuelo... y la permanencia.







En las últimas semanas en las que se ha encendido la mecha de las controversias pre-electorales, en las cuales cualquier evento (o accidente) es susceptible de convertirse en tender topic, he recordado -por alguna u otra razón- el único libro de Carlos Fuentes que he leído y que, sin presumirlo como parte de la tríada literaria que ha impactado a quien escribe esta entrada, considero que representa un lugar importante en mi formación (y en la repisa). Se trata de Aura -no daré más preámbulos, solamente subrayo, esta obra motivó una profunda reflexión en torno a la distancia importante que conservo con la literatura (que aun no he logrado equilibrar, gracias a la bibliografía propia del quehacer urbano-arquitectónico). Los diminutos párrafos siguientes son apenas una pequeña muestra (y no dejan de ser un simple divagar) de lo que sembró aquella lectura.*


¿Quién es Consuelo? ¿Quién el general? ¿Es Aura la eterna juventud de la anciana, o al menos la esperanza de permanecer en este mundo? Si no existiera Aura, no existiera esa cocina, la silla, la escalera. Pareciera que sólo Aura le da vida a esos objetos, es ella quien le da ánimos a Felipe de hacer perdurables esos ojos, de hacer infatigable esa mirada, Felipe registra pues cada instante glorioso, cada acontecimiento célebre. Dos dicotomías tan frágiles: la juventud, la vejez. La vejez es inmune a los ojos de Felipe y la vejez de Consuelo el lastre más duro que aquel de resistir. 

Los objetos, que quedan como testigos silenciosos del tiempo, nos ayudan a resistirnos a la idea de que envejecemos. Los objetos, las viejas habitaciones, los añejos rincones de nuestras ciudades, nos instigan muchas veces a asumir el papel de Consuelo; como Consuelo, es aquella ciudad que en sus edificios, en sus tradiciones, en sus calles y demás manifestaciones se resiste a la ausencia, a la vejez, a la muerte. Cada vacío urbano es pues, como otra Consuelo que ha errado en su intento de permanencia.


*Una versión más extensa de este texto fue preparado para la clase "Arquitectura, arte y sociedad", impartida por el Arq. Felipe Leal dentro del programa de Maestría en Arquitectura, en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. México, D.F., septiembre de 2006.


sábado, 17 de diciembre de 2011

La prospectiva de la docencia por la ruta de las TICC.



Video compartido por los tutores durante el curso.



En este semestre que está concluyendo los profesores de la UABC tenemos la gran oportunidad de recibir cursos de formación docente en cualquiera de sus campi. La oferta de cursos se organiza de acuerdo a distintas dimensiones de formación y actualización, aquella que ha llamado más mi atención y sobre la cual he podido tener mayor participación como alumno es la denominada "Tecnologías de la Información". Según explica el Centro de Innovación y Desarrollo Docente, en esta dimensión se "busca que el docente aplique las competencias necesarias para la implementación del uso de las tecnologías de información y comunicación en los procesos de enseñanza y aprendizaje". Esta semana se dio el curso (en línea, desde luego) Educación y tecnologías: modalidades alternas, impartido por Yessica Espinosa, Félix Lizalde y Eduardo Perezchica, en torno a esta semana se trabajo quisiera compartir -a manera de corolario- algunas ideas abreviadas que un servidor ha vertido (y recogido) en (y de) esta experiencia.


Educación y tecnologías, una reflexión.

Desde hace poco más de una década se han utilizado de manera recurrente -y un tanto acrítica- conceptos tales como globalización y digitalización, de ambas nociones han derivado otras que, igualmente abstractas, dibujan de algún modo las condiciones que registra nuestro presente en muy diversas esferas; una de estas derivaciones es el concepto de “información”. Hoy en día, aquellos vocablos han adquirido especial preponderancia en el ámbito de la educación; en cierta proporción se han rebasado los horizontes que se esbozaban al iniciar el siglo XXI. No obstante, las evidencias de nuestro presente en sus muy diversas escalas, patentizan -sin lugar a dudas- los retos que aún quedan  por cumplir.[1]

Si bien, el fenómeno de la globalización anunció un acelere prodigioso al extinguirse aquel mundo bipolar que sucumbió en noviembre de 1989, la realidad que los mapamundi dibujan nos habla de fuertes contrastes que habrán de superarse para poder asumir que estamos encaminados hacia una globalización más auténtica. La educación: uno de los principales desafíos que se enlistan en las agendas de gobiernos, organismos e instituciones; la eclosión de los más sofisticados medios han coadyuvado en superar algunas de las condiciones contemporáneas, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TICS) se advierten como las herramientas que harán asequible el ambicioso y cada vez más amplio acercamiento de grupos y regiones hacia la sociedad del conocimiento. Ante esto ¿Cuáles son los derroteros que tienen las Instituciones de Educación Superior (IES)? ¿Cuáles los rumbos a los que pudiera orientarse nuestra Alma Máter?


La educación y la sociedad del conocimiento.

Cuando hablamos de sociedad del conocimiento podemos definirla como una “sociedad que se necesita para competir y tener éxito frente a los cambios económicos y políticos del mundo moderno. Asimismo, se refiere a la sociedad que está bien educada, y que se basa en el conocimiento de sus ciudadanos para impulsar la innovación, el espíritu empresarial y el dinamismo de su economía.”[2]  En este sentido, la UNESCO en un reporte efectuado en 2005 titulado Hacia las sociedades del conocimiento, habla particularmente de ciertos contrastes que condicionan la construcción a nivel mundial de sociedades del conocimiento, subrayando el caso de los países menos adelantados, planteándose como uno de los principales desafíos el acceso a la información para todos.

Dado que el concepto de Sociedad del conocimiento (al igual que el de Sociedad de la información) deriva de la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en las más variadas terrenos de las comunidades, sea este el económico, el social o el cultural es pertinente comentar que en base a ciertas estadísticas, cuya fuente habrá que ser revisada con particular cuidado, se indica que a nivel mundial en Latinoamérica y el Caribe se encuentra apenas un 10.3% del total de usuarios de Internet en el 2011. Asimismo (dentro de esta región) México, un país en donde el 30.7% de su población tiene acceso a la red, en el mapa de Latinoamérica ocupa un segundo lugar con un 16.4%, después de Brasil con un 35.8%, importante diferencia.

Aunque no asombran las estadísticas, considerando  las proporciones que conserva México en otros temas vinculados con el desarrollo, sí es importante subrayar esta diferencia cuando la planeación dentro de nuestro país (en sus muy diversos niveles) se cuenta con  el estandarte de impulsar el uso y desarrollo de las TIC. Tristemente, ciertas perspectivas indican que las estrategias que se han planteado a través de los distintos planes y programas no han podido cumplirse, registrándose importantes limitaciones sobre todo en términos de equidad y cobertura. Las deficiencias en la infraestructura, desde la educación básica hasta la de nivel superior, no dejan de ser un lastre para las localidades mayormente marginadas. A propósito de ello, Delia Crovi afirma que esta brecha digital se manifiesta en por lo menos cinco dimensiones:

1.    Tecnológica, referida a la infraestructura.
2.    De  conocimiento,  vinculada  a  las  habilidades  y  saberes  que  deben  poseer  quienes estemos involucrados.
3.    De información, dimensión en la que es posible distinguir dos sectores sociales: uno sobreinformado, con acceso a diferentes medios y generaciones tecnológicas; y otro desinformado,  con  acceso  limitado  a  las  innovaciones  tecnológicas,  sus actualizaciones y sus contenidos.
4.    Económica, por la falta de recursos para acceder a las TIC que se manifiesta tanto a nivel personal, como entre los sectores gubernamentales y algunos privados.
5.    De  participación,  que  significa  que  los  recursos  aportados  por  las  innovaciones tecnológicas puedan emplearse en un contexto democrático, con un marco legal y social  adecuado,  que  permita  a  los  individuos  y  a  las  naciones  igualdad  de oportunidades para expresarse e intervenir en las decisiones de un mundo global.[3]


Parecen incuestionables los puntos definidos en las líneas anteriores, la vigencia de cada uno de ellos (a cerca de ocho años de distancia) nos ponen ante un reto aun mayor cuando revisamos las políticas enunciadas tanto en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, como en el Programa Sectorial de Educación (SEP) 2007-2012. En ambos, después de manifestar el rezago ante la falta de oportunidades para acceder a educación de calidad y a los avances en materia de tecnología, se hace especial énfasis en estrategias que hablan de un fortalecimiento de las capacidades de quienes forman a las nuevas generaciones así como de programas de estudio acordes a las imperantes expectativas de la sociedad y a las necesidades cambiantes del sector productivo. En este caso, ambos proyectos dependen insoslayablemente de las capacidades de las TIC; luego entonces, ante un abismo como el que se nos presenta, habrá que esperar a que sea resuelto el déficit para poder ver ejecutadas tareas tales como la capacitación continua, la mejora de los ambientes y los procesos, el incremento de los índices de aprovechamiento, la adecuación y flexibilización de los planes de estudio, entre otros retos encaminados a la reforma educativa.

Sin embargo, el panorama no se presenta tan abismal, a diferencia de lo que puede advertirse en la educación básica, el testimonio patente que nos ofrecen muchas Instituciones de Educación Superior representa el motor para seguir.

Como docente, el acceso a otros espacios para facilitar la enseñanza abierta y el aprendizaje autónomo se ha hecho posible con la plataforma Blackboard, herramienta institucional que la Universidad Autónoma de Baja California a través del Centro de Educación Abierta ha puesto al alcance de la comunidad universitaria y que, muchos reconocemos como un recurso versátil, en constante mejora y capaz de propiciar un auténtico ambiente de innovación, que trascienda los muros del aula en los distintos campi.[4]

Las líneas trazadas por organismos como la OEA o la UNESCO, además de subrayar que en latitudes como la nuestra es importante abatir las limitaciones y de invitar a que sociedad y gobierno participemos de manera intensa, representan un referente fundamental que -con el paso del tiempo- podrá indicarnos cuánto hemos avanzado… o cuánto más nos hemos rezagado.



[1] Fernández-Galiano, L. (2000). Split screen: la década digital. Arquine, 11, 56-61.
[2] Draft Declaration of Santo Domingo: Good Governance and Development in the Knowledge-Based Society (2006), CP/doc. 4093/06 rev. 6. Organización de Estados Americanos.
[3] Véase Crovi Druetta, Delia (2004). Sociedad de la información y el conocimiento. Algunos deslindes imprescindibles. En Sociedad de la información y el conocimiento. Entre lo falaz y lo posible. (17 – 56). Buenos Aires, Argentina: UNAM y La Crujía Ediciones.
[4] Peimbert Duarte, A. (2011, 17 de mayo) ¿Internet para el mundo? En Arquitecturas al borde… de la crítica. Recuperado el 11 de diciembre de 2011, de